martes, 16 de junio de 2009

Reproduccion de las plantas


LA REPRODUCCIÓN DE LAS PLANTAS


Al igual que el resto de los seres vivos, las plantas se reproducen y originan nuevas plantas. La reproducción puede ser sexual o asexual.

En la reproducción sexual se produce la unión de una célula masculina con otra célula femenina para formar el embrión. La mayoría de las plantas presentan unos órganos especiales encargados de la reproducción. ¿Sabes cuáles son esos órganos? ¡Claro que sí! ¡Son las flores! Ellas son las encargadas de la reproducción de las plantas. En las flores hay una parte masculina y otra parte femenina. En la parte masculina de la flor se forma el polen, que es transportado hasta la parte femenina de la flor, es decir, hasta el ovario. En el ovario, el polen se une al óvulo y forma el embrión, que, al caer al suelo, originará una nueva planta.

En la reproducción asexual no hay unión entre una célula masculina y otra femenina. Sólo interviene un individuo. Las plantas se pueden reproducir asexualmente mediante estructuras asexuales especializadas: a partir de un pequeño trozo de la planta, por ejemplo, una raíz o un trozo del tallo, se puede originar una nueva planta. Muchas plantas, como la fresa, producen tallos horizontales, llamados estolones, capaces de originar nuevas plantas. Otras cuentan con tallos similares pero subterráneos, que reciben el nombre de rizomas. Los helechos y los musgos se pueden reproducir asexualmente mediante la formación de esporas. La planta forma unas células reproductoras llamadas esporas, que no se unen a ninguna otra célula. Cuando las esporas caen al suelo, germinan y desarrollan una nueva planta.

¿CUÁLES SON LOS PRINCIPALES GRUPOS DE PLANTAS?

Como ya has visto, las plantas necesitan transportar el alimento, el agua y las sales minerales de una parte a otra de la planta. Para realizar este transporte, algunas plantas presentan un sistema de tubos o vasos conductores, denominado sistema vascular. Son las llamadas plantas vasculares o cormofitos.

Otras plantas no tienen sistema vascular; es decir, no cuentan con tubos encargados de transportar el alimento y el agua. Son las plantas no vasculares o briofitos. Son pequeñas y no levantan mucho del suelo. Los musgos son los briofitos más conocidos. Absorben el agua a través de toda la planta, por lo que crecen habitualmente en zonas húmedas, sobre el suelo, en troncos de los árboles y rocas.

En las plantas vasculares hay dos tipos de tubos conductores: el xilema, que conduce el agua y las sales minerales desde el suelo hacia los tallos y las hojas, y el floema, que conduce los alimentos que se fabrican en las hojas hacia los tallos, las raíces y los órganos de almacenamiento y reproducción. Hay tres grupos de plantas vasculares: los helechos, las gimnospermas y las angiospermas. Estos tres grupos se distinguen por su forma de reproducirse.

Helechos: son plantas vasculares que no tienen flores ni semillas. Se reproducen mediante esporas.

Gimnospermas: los pinos y los abetos son gimnospermas. Son plantas cuyas semillas no están encerradas dentro de un fruto.

Angiospermas: los rosales, los manzanos, los almendros o los chopos son angiospermas. Casi todas las plantas pertenecen a este grupo. Son plantas con flores cuyas semillas están encerradas dentro de un fruto. Seguramente hayas visto muchas semillas de angiospermas: si muerdes una manzana, un melocotón o una pera, dentro encontrarás las semillas.

UTILIDADES DE LAS PLANTAS

Las plantas tienen multitud de utilidades. Sus semillas, frutos, hojas, tallos y raíces constituyen alimentos imprescindibles. ¿Cuántos de los alimentos que normalmente comes provienen de una planta? Todas las frutas y las verduras son partes de alguna planta. El chocolate se obtiene del fruto del árbol del cacao. Las semillas de algunas plantas sirven para preparar aceites. Otras plantas, llamadas plantas aromáticas, se aprovechan para dar color, sabor y aroma a las comidas. La pimienta, el orégano, el tomillo, el azafrán, la canela, la menta y la vainilla son algunas de las sustancias aromáticas, también llamadas especias, más usadas. Las semillas de los cereales, como el arroz, el maíz, el trigo, la cebada, la avena y el centeno, son importantes productos alimenticios.

La madera de muchos árboles nos sirve para fabricar muebles, adornos y papel. El algodón se utiliza en la confección de prendas de vestir. También usamos las plantas para adornar nuestros parques, jardines y casas. ¿Tienes alguna maceta en tu casa? Muchas plantas nos proporcionan medicinas. También nos han dejado combustibles fósiles, como el carbón y el petróleo, de los que se obtiene energía. Además, al realizar la fotosíntesis, las plantas desprenden oxígeno a la atmósfera, por tanto, ¡son la principal fábrica de oxígeno de la Tierra!, lo que ha permitido que los seres vivos pudieran desarrollarse.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada